Miércoles, 22 Agosto 2018 15:42

Tratamiento del dolor crónico con hipnosis

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Antecedentes

El uso de la hipnosis para tratar el dolor es, por lejos, el más estudiado y mejor documentado, y tal vez el más antiguo también.

La hipnosis fue usada como procedimiento anestésico en intervenciones quirúrgicas desde las primeras décadas del siglo XIX. La primera experiencia registrada,  fue realizada en noviembre de 1820 por Récamier al anestesiar por sugestión a una paciente. Entre los médico que utilizaron esta técnica se puede destacar a James Esdaile, que utilizaría hipnosis como anestésico en numerosas operaciones.


Posteriormente con  la aparición  de  la  anestesia y analgesia farmacológica el empleo de la hipnosis en estos campos disminuyo. No obstante, continúo utilizándose para el manejo del dolor.

 

¿De qué se trata?

La analgesia hipnótica consiste en el empleo de sugestiones, estando el paciente en estado de hipnosis, con el objetivo de disminuir o eliminar el dolor. Esta técnica mostró ser eficaz tanto en el ámbito de laboratorio (dolor inducido experimentalmente) como en el clínico, en el cual puede aplicarse en casos de dolor agudo o crónico.

El procedimiento comienza con la inducción del estado hipnótico, hasta lograr el nivel deseado para la analgesia. Esto puede lograrse en la primera sesión de hipnosis, aunque en algunos casos puede suceder que requiera más tiempo de práctica. Una vez que el paciente llega al estado deseado, se comienza con las técnicas analgésicas en sí.

No todos los pacientes se benefician de igual manera del procedimiento. De la misma forma que no todos las personas tienen el mismo grado de susceptibilidad hipnótica. O sea, no todos responden igual a la hipnosis. Sin embargo la respuesta a la hipnosis puede mejorarse con la práctica y la gran mayoría de las personas obtienen beneficios con el uso de esta técnica.

 

Aplicaciones

El procedimiento es aplicable a distintos tipos de dolor. La hipnosis permite disminuir -o eliminar en algunos casos- el dolor sin recurrir a medicamentos o técnicas invasivas. Es un procedimiento que puede utilizarse sin temor a efectos secundarios y que puede permitir a pacientes con dolor crónico disminuir el uso de medicamentos analgésicos.

La investigación encontró útil el uso de la analgesia hipnótica en:

Artritis reumatoide
Dolor lumbar
Dolor oncológico
Fibromialgia
Migraña y cefaleas
Osteoartritis
Procedimientos odontológicos
Procedimientos radiológicos
Síndrome de Colon Irritable
Tratamiento de quemaduras


Además del impacto en el dolor mediante las técnicas de analgesia, el uso  de  la hipnosis  favorece  la  respuesta de  relajación  en  los  pacientes, lo que  resulta una estrategia eficaz frente a la ansiedad que muchas veces se asocia a los padecimientos crónicos.

 

Visto 1941 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 Enero 2019 18:42
Inicia sesión para enviar comentarios